Bienvenidos

Web de la Asociación Española de Stickler

Inicio / #Visuales / Problemas de ojos

Problemas de ojos

Los cambios vitreorretinales , incluyendo los desprendimientos de retina, son los problemas más serios asociados al síndrome de Stickler.

Los cambios vitreorretinales no están siempre presentes en el síndrome de Stickler, pero son muy a menudo característicos y permiten al cirujano tener el diagnóstico a tiempo. Incluyen un adelgazamiento degenerativo de la retina, particularmente a lo largo de los vasos sanguíneos y situado muy atrás en la retina, con una pigmentación característica. Es su posición y distribución lo que es tan característico del síndrome de Stickler.

Otras características incluyen el desprendimiento de retina, miopía (visibilidad corta), cataratras prematuras y glaucoma .

  • Desprendimiento de Retina

    El síndrome de Stickler es la causa más común del desprendimiento de retina heredado a todas las edades.

    Los desprendimientos ocurren espontáneamente y pueden suceder en ambos ojos. El desprendimiento de retina es más probable que esté presente en pacientes con antecedentes familiares de desprendimientos y a menudo ocurre ante de lo 30 en el Síndrome de Stickler.

    La degeneración del vítreos (una sustancia gelatinosa que hay dentro del ojo) provoca que las fibras se junten y se líen. Éstas se ven como flotadores y en un principio son a menudo el primer síntoma que alerta al paciente de un posible desprendimiento.

    Otros síntomas del desprendimiento de retina pueden incluir ver destellos de luz, puntos negros, efectos telarañas, chispas, o una sensación de que una cortina o "algo negro" está cayendo o moviéndose de un lado a otro del ojo. Estos síntomas ocurren frecuentemente en los estados menos avanzados del desprendimiento de retina o con el desarrollo de una rotura o desgarro en la retina. Es vital que el paciente reconozca estos avisos y busque la ayuda de un cirujano oftalmólogo inmediatamente. El no hacer esto podría ocasionar una pérdida de visión permanente.

    Cuando una retina se desprende, las barras y conos sensibles a la luz se separan de los tejidos subyacentes. El fluído que normalmente está presente dentro del ojo pasa a través del desgarro retinal y levanta la retina de la capa de detrás como cuando el papel mural se despega de la pared.

    Los más graves desprendimientos pueden reducir la visión de repente en el ojo afectado a casi nada, y puede ser muy alarmante para la persona que lo tiene. No demore, la cirugía a tiempo es vital.
    Si la operación del desprendimiento de retina es exitosa, el paciente podrá ver otra vez, pero la calidad de visión nunca será tan buena como la que tenía antes. Si para colocar la retina en posición se ha usado gas o aceite de silicona, la retina no recobrará totalmente su función inmediatamente después de la operación, y la recuperación de la vista puede tomar varios meses.

    Aproximadamente el 90% de la operación de retina es exitosa pero en el síndrome de Stickler el desplazamiento de retina es a menudo complejo por naturaleza y puede aparecer otra vez por el desarrollo de cicatrices en la retina.

  • Miopía
    La miopía es generalmente severa, es decir, -8 dioptrías o más (ésta es la cifra en la valoración del optometrista). La potencia de la lente se mide en "dioptrías". Hasta -6 se llama miopía simple, mientras que más de -6 se denomina miopía alta o progresiva.
  • Cataratas Prematuras
    Una catarata es nubosidad en la lente del ojo. La cirugía es el único método satisfactorio para tratar una catarata.
    Las cataratas prematuras (es decir, las cataratas que aparecen antes de los normal, a una edad avanzada) son comunes en el síndrome de Stickler y pueden ser de nacimiento.

    La operación para quitar una catarata puede realizarse con anestesia general o local. La operación para quitar la lente nublada dura media hora y normalmente una lente de plástico o implante se inserta para corregir el enfoque del ojo para la visión de lejos.

  • Glaucoma

    El ojo tiene la forma de un balón por la presión de fluido interior como un balón lleno de agua. Una capa de células detrás del iris (la parte de color del ojo) produce un fluido acuoso llamado precisamente acuoso. Este fluido pasa a través del agujero del centro del iris (llamado pupila) para dejar el ojo a través de canales diminutos de drenajes. Éstos están en el área entre el frente del ojo (la córnea) y el iris y devuelven el fluido a la circulación sanguínea. Normalmente el fluido producido se equilibra con el fluido echado, pero si no puede escapar, o es produce en exceso, entonces la presión del ojo aumentará.

    El glaucoma se desarrolla cuando el fluido del ojo no puede escapar y la presión interna empieza a elevarse. La presión normal en el ojo es de 15-21 mm aproximadamente, pero con glaucoma se puede elevar a niveles muy altos. Cuando esto sucede, puede interferir con el suministro sanguìneo del ojo, la nutrición del nervio óptico y de la retina. Esto provoca la muerte del tejido nervioso que no puede ser sustituido, y puede conducir a una pérdida permanente de visión.

    El tratamiento es normalmente por medio de gotas oculares, pastillas o ambas, y es extremadamente importante tomarlas como se indica. El propósito de la medicación es bajar la presión a un nivel aceptable. Si la presión permanece alta a pesar de la terapia de medicamentos, un cirujano puede decidir recomendar una operación para crear un nuevo canal de drenaje de fluido para permitirle salir y así proteger el nervio óptico.

Comparte esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayúdanos a recaudar fondos para los proyectos de investigación de Stickler y censo en marcha

Boletín Mensual de noticias
En Twitter
Please check your Twitter Application details, that you have specified the number of tweets to load, if you have ran out of API requests, or if your account is set to private