Bienvenidos

Web de la Asociación Española de Stickler

Inicio / #Orofaciales / ¿Qué hacer?

¿Qué hacer?

Una vez que se descubre fisura palatina, se concertará con un equipo de profesionales médicos . Este equipo estará compuesto de un pediatra, un cirujano que repara fisuras palatinas, un otorrinolaringólogo , un terapeuta del habla  y del lenguaje (logopeda), y un odontólogo.

Los miembros del equipo consultarán entre ellos y planearán la mejor manera de ayudar al bebé, y esta vinculación con el equipo durará hasta que sea adulto.

Como las fisuras palatinas están a veces asociadas con otros síndromes, como el síndrome de Stickler, los ojos del niño deberán ser sometidos a una evaluación de rutina.

Existen muchos casos de fisura palatina aislada o asociada a la secuencia Pierre Robin.

La secuencia de Pierre Robien tiene tres posibles características, que pueden o no estar presentes – micrognatia (una mandíbula pequeña), glossoptosis (una tendencia de la lengua a caer hacia atrás), y una fisura palatina. 

Las principales anormalidades orales asociadas al síndrome de Stickler son la fisura palatina o de submucosa, una úvula bífida, y micrognatia – donde la mandíbula inferior es más corta que la superior.

Una fisura labial en el síndrome de Stickler es extremadamente rara, pero puede darse.

Thumbnail_QueHacerOrofacialLa cara de un bebé recién nacido con el síndrome de Stickler puede tener características muy peculiares. Éstas pueden incluir hipoplasia facial- donde la parte central de la cara (incluyendo la mandíbula superior) no se ha desarrollado bastante adelante y abajo. Otra característica puede incluir son ojos prominentes, un pliegue vertical de la piel desde el párpado superior que cubre el ángulo interior del ojo, y una pequeña nariz en botón con poco o sin puente nasal.

Esta marcada característica de la cara de “Stickler” puede conducir a los especialistas a sospechar del síndrome de Stickler y continuar con el diagnosticar correcto de la condición.

Muchas de estas características, especialmente la mandíbula inferior corta, mejoran con el tiempo de tal manera que las anomalías faciales pueden parecer menos prominentes cuando el niño empiece el colegio y cuando sea adulto. Sin embargo, si las anormalidades son serias, puede que se requiera una cirugía facial con una reconstrucción nasal.

Comparte esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayúdanos a recaudar fondos para los proyectos de investigación de Stickler y censo en marcha

Boletín Mensual de noticias
En Twitter